La identidad cultural en una familia bilingüe

Con el mundial y tanto fútbol surgen muchos momentos de identidad cultural. Por ello me animé a escribir sobre la identidad bicultural de los niños de las familias con varios orígenes.

Este post trata sobre la identidad cultural en una familia multicultural. Desde mi corazón de madre y con una visión pedagógica.

Y también os contaré cómo estoy abordando yo la educación en varias culturas.

Mezcla cultural

He visto en carne propia como una cultura dominante puede muchas veces no reconocer como puro a alguien de su propia cultura. Claro nuestros hijos no son 100% nuestra cultura, son una hermosa mezcla de dos hermosas culturas.

Una mezcla cultural que enriquece desde mi punto de vista. Que hace al ser humano más rico en todo los sentidos, ya que se crea una identidad mucho más amplia, más rica.

¿Qué es identidad?

“Cuando se habla de identidad nos referimos a un sentimiento de pertenencia, de identificación con algo que es parte de nosotros. Esto nos da una idea de cómo comportarnos y relacionarnos de acuerdo con nuestro grupo”.

Una identidad con dos culturas

Como madre migrante, necesito traer un poquito de mi patria a Alemania para que mis hijos no pierdan sus orígenes.

Tengo una gran necesidad de que mis hijos no sólo hablen español (que ya es mucho!). Sino también que aprendan sobre la cultura peruana y sepan sobre mi país de manera profunda.

No me basta con que sepan que se llama Perú y que la capital es Lima. Necesito que conozcan su historia, sus lugares y sus costumbres con mayor profundidad. Necesito que sepan de mi país y también de Latinoamérica.

Claro que todo de acuerdo a su edad y haciéndolo de manera lúdica y didáctica. Respetando sobre todo que crecen aquí y que está es su patria.

Talleres culturales para niños en español en Erlangen - Habla conmigo

Balanceando la educación cultural con la escuela

Sé que en el colegio aprenderán también cosas pero yo sé que para que la cultura se interiorice necesita ser vivida y practicada. Se necesita sentirla y no sólo tenerlo como una referencia de unos datos que saqué para una exposición en el colegio.

No tengo nada contra ese tipo de trabajos en el colegio, aunque si considero que no son suficiente como fuente de identidad cultural para los chicos.

Cada vez es más común tener varias raíces

Las personas nos mezclamos cada vez más. Las razas se están mezclando tanto que creo que lo  normal será en un futuro tener mezclas por todos lados.

Quiero que cuando mis hijos crezcan puedan tener una identidad bicultural fuerte. Que entiendan que ellos tienen una identidad cultural distinta a niños con familia que viene de un sólo país. Al igual que son dos los idiomas que hablamos en casa. 

Cómo desarrollar una identidad bicultural sana y fuerte

Acerca a tu hijo a tus raíces, déjalo conocer sobre tu país de origen.

Es importante que desde niños interioricen que no solo tienen la identidad del lugar donde nacieron. Sino que además de ello poseen en parte también la identidad cultural de origen de sus padres o abuelos.

En nuestro caso, mi identidad cultural peruana y todo este cóctel es una mezcla deliciosa que hace que tengan una identidad bicultural que llevarán dentro del corazón. Entendiéndose y amándose tal como son.

Y en los hogares en que aún se unen más culturas ¡Mis respetos! ¡Cuantas más culturas, más rica mezcla se da!

Los padres debemos preocuparnos por potenciar su biculturalidad

Si nosotros como padres trabajamos en esta identidad bicultural podremos darle a nuestros hijos lo mejor de nuestra cultura y hacer que nuestra patria se vuelva la suya de un modo especial para que así nuestros hijos no pierdan nuestras raíces.

Potenciar la identidad bicultural de mis hijos y alumnos

A raíz de esta necesidad propia que ha ido naciendo desde hace algún tiempo en mi. Y que también he observado desde hace algún tiempo que se da en otras familias biculturales, nace la idea de crear talleres culturales para niños.

Con ellos busco sembrar o cuidar  la semilla que lleve a los niños a tener una identidad bicultural sólida y sana. De esta forma interiorizan desde niños las raíces de donde provienen, donde nacieron ellos, sus padres y antepasados, quienes son su sangre y su origen. De esta forma podrán de adultos caminar con paso firme en el mundo.

Las fechas de los talleres culturales  las encuentras aquí.

La forma como le hables a tu hijo le permitirá aprender tu lengua con mayor facilidad o dificultad. Te recomeidno

Hoy me gustaría compartir contigo una pequeña reflexión que me parece fundamental sobre todo si tienes hijos pequeñitos (realmente peques) entre 1 y los 3 años.

Esta es una etapa donde nuestros hijos empiezan a correr y querer tener mayor contacto con su entorno, quieren correr por todos lados y tocarlo todo...A nivel linguistico me parece interesante rescatar algo muy importante y es la manera como nos comunicamos con nuestros hijos en el caso de las familias biingues.

 

Cuando queremos que nuestros hijos aprendan nuestra lengua de herencia debemos también nosotros poner nuestro granito de arena para que funcione y todos nos se sientan cómodos con la dinámica familiar.

Te quiero contar desde mi experencia los pasos que he puesto en práctica en casa y que me han dado resultados. Todos son adecuables a tu realidad familiar y  a tu personalidad.

El primer paso para que esto funcione es ser consciente que si queremos que nuestros hiijos hablen nuestra lengua tenemos que también concentrarnos en ello.

Es un mito pensar que la crianza bilingüe se da por sí sola. Nuestros hijos no son como "esponjas y aprenden asi nomás".

Para que tu hijo hable tu idioma necesita tener un par de pautas claras para que el bilingüismo en casa funcione. En este artículo te doy cuatro consejos para que tu hijo hable español contigo.

Primer consejo: Definir que idioma vas a hablar con tu hijo

Es necesario tener una línea clara del uso de las lenguas. Ya sea una persona, una lengua (el método OPOL) o quizás usas una lengua en casa y otra fuera de ella, es fundamental elegir un método.  Escogerlo  es muy personal. Si quieres leer al respecto entra adonde podrás leer sobre los seis principales métodos de la crianza bilingüe.

Lo importante es definir el canal de comunicación en casa, es decir en que lengua me comunico con mamá o papá y en que lengua se comunica él o ella conmigo.

Esta forma de comunicarnos se debe dar de manera natural y debe de funcionar sin trabas en la familia. Todos los miembros se deben de sentir cómodos al momento de aplicar las reglas.

Segundo consejo: Ser consecuente con la lengua que eliges

Ser consecuente y constante en la práctica de la lengua. Es importante mantenerse en la práctica de la lengua en casa. Si papá decide hablar en alemán con su hijo debe hacerlo con regularidad y evitar estar cambiando de idioma o mezclando lenguas. Si mamá decide hablar en español con su hijo debe de hacerlo así y evitar usar las palabras del idioma dominante. (es el idioma que tu hijo mejor habla)

Te voy a poner el ejemplo con una panadería muy conocida en la zona donde vivo que se llama Beck. Imagina que le digo a mi hijo: Vamos a comprar al Beck o nos vemos en el Bahnhof.  En ese momento estoy empezando a reducir el vocabulario de mi hijo porque no le estoy brindando las palabras que necesita aprender en mi idioma sino le estoy dando el registro de otro idioma.

¿Por qué no es beneficioso mezclar?

Existen muchísimos motivos. Te doy dos motivos que para mi son fundamentales.

Primer punto: Creas lagunas en el vocabulario si mezclas palabras de otra lengua ya que con el tiempo estas lagunas se pueden hacer mayores. Tu hijo no aprende las palabras en tu lengua sino que maneja las de la lengua dominante. Al hacerse mayores el niño no sabrá como expresarse y usará la lengua que mejor domina.

Segundo punto: Le estás enseñando a un niño una técnica poco beneficiosa al momento de expresarse. La técnica de mezclar los idiomas. El niño hará lo mismo que tú y le parecerá lo más natural.

Existen técnicas que puedes enseñarle a tu hijo como parafrasear para que él pueda compensar la falta de cierta dificultad oral al expresarse.

Tercer consejo: Pasar tiempo escuchando y usando tu lengua materna

Es importante cuanto tiempo pasa tu hijo sumergido en tu lengua materna. Si pasa todo el tiempo escuchando alemán (como lengua dominante por ejemplo) porque está en la guardería entonces estará menos tiempo expuesto al español. Esto lo puedes compensar pasando tiempos en español con tu hijo, haciendo juegos juntos donde él no solo te escuche sino también use el idioma y lo practique contigo.

Otras ideas son las actividades extracurriculares en tu lengua,  teniendo contacto con amigos que hablen español, yendo a grupos de lectura en tu idioma.

Existen en estos casos diferentes opciones y alternativas de acuerdo a la ciudad donde te encuentres. En los talleres que  ofrezco busco justamente que el niño pueda usar su lengua y activarla para que no sea una lengua dormida o aprendido a medias.

Cuando tu hijo pasa pocas horas contigo es importante la calidad y la organización en casa para poder usar el tiempo que esten juntos para seguir profundizando y aprendiendo más la lengua.

Ayúdalo con sus errores o dificultades y dale nuevas situaciones donde aprenda nuevas palabras y nuevas formas de expresarse.

Si tu hijo no quiere hablar tu lengua o le cuesta busca un tiempo con tu hijo en tu lengua, busca momentos donde lo pueda usar y practicar de manera útil. En este caso estamos hablando de pequeños momentos donde él juegue o cante contigo por ejemplo en español.

Cuarto consejo: Amor es la clave

Esta es la última pauta pero quizás una de las más importantes. Transmitir el idioma con amor, diversión y cariño. Hay que hacerlo divertido para el niño y también para nosotras.

Cantemos, cocinemos, bailemos y juguemos en nuestra lengua con nuestros hijos y no lo usemos solamente para llamarles la atención cuando se están portando mal por ejemplo.

Busca "tu forma" de hacer cosas que para tí sean divertidas y lo hagan divertido. Así transmitimos nuestras alegrías en nuestra lengua.

Estos lazos sentimentales de alegría hacen que tu hijo tenga un lazo cercano y positivo con tu lengua nativa.  Este lazo es fundamental para que tu hijo no ponga peros al querer aprender tu idioma.

Espero que con estos cuatro consejos para que tu hijo hable tu lengua puedas mantener su lengua de herencia viva en casa y que el bilingüismo funcione mucho más fluido y no sea situación de tensión ni para ti, ni para tu hijo.

Si quieres seguir profundizando sobre bilingüismo te invito a que leas el siguiente post de Claudia Demkura que habla un poco más sobre la lengua de herencia y lengua nativa. Estos términos me gustan mucho y verás que los voy a seguir usando en mis post.

¿Tienes dudas, comentarios? Si quieres decirme algo, te escucho en los comentarios.

Deja un comentario

Los campos marcados con * son requeridos.

Tu privacidad es importante para mi: Al enviar el comentario, este aparecerá en la página de forma indefinida. Puedes contactarme en cualquier momento si cambias de idea y quieres editar o eliminar tu comentario.

Tu e-mail y tu ip se almacenan internamente para prevenir el spam y en caso de ser preciso contactarte en relación a tu comentario, pero no se mostrarán.

Tus datos no serán cedidos ni usados para otro fin sin tu consentimiento salvo que exista una obligación legal.

Puedes leer más en nuestra política de privacidad