No entiendo alemán. ¡Háblame en español!

¿Realmente no entiendes alemán?

“Ya sabes que no me gusta que me hables en alemán. Háblame en español.” (o en castellano)” dice una mami a su hijo de 3 años.

En conversaciones o encuentros con otras mamis he escuchado esta frase muchas veces. Otras veces las mamis me han dicho que le han dicho a sus hijos la frase: No entiendo alemán. Háblame en español. 

Este “truco” lo he escuchado tantas veces que me gustaría darles mi opinión al respecto. Si les soy sincera cuando mi hija estaba pequeña también tuve muchas ganas de decirle que no sabía alemán y pensaba que así lograría que hablara conmigo solamente y exclusivamente en español.

¿Es una mentirita piadosa?

¿Realmente crees eso? En mi caso me di cuenta que le estaba mintiendo a mi hija y que lo hacía conmigo misma. Esta es la razón por la cual no la apliqué y nunca la dije. Desde que mi hija tenía cinco meses participabamos en encuentros de madres e hijos de nuestra comunidad. Los encuentros eran en alemán y allí seguimos participando hasta que Daniela ya pasó a otro grupo. También conversaba con mis suegros en alemán. Para mí imposible usar esa frase.

Puede funcionar con otras personas que quizás no nos conocen. Mucho niños que vienen a los talleres no me han escuchado hablar alemán nunca y creen por ello que no sé. 

En lo personal creo que no funciona con nuestros hijos ya que ellos nos conocen mejor que nadie y saben que podemos hablar alemán.

Por lo tanto saben que es una mentira y sienten que uno les está tomando el pelo, quizás tu hijo ya te lo dijo!!! Y  quizás el tono de voz que uso contigo fue molesto y ofuscado. Yo hubiera recibido la misma reacción de mi hija para serte sincera.

Además no funciona porque es parte del proceso de aprender tu lengua que tu hijo recurra a la lengua dominante para intentar decirte algo. El alemán como lengua no debe ser un tabú en casa. Lo que debemos lograr es que nuestros hijos APRENDAN a usar nuestra lengua como medio de comunicación con nosotros. 

¡Te puede salir el tiro por la culata!

El darle este tipo de respuestas puede hacer que tu hijo realmente no quiera hablar tu lengua y que logres el efecto contrario. Es decir que logres que tu hijo se cierre y ya no quiera hablarte en español.

Todo esto depende de la personalidad que tenga tu hijo. Niños que son más dóciles aceptan el comentario aunque ellos saben que no es cierto. Otros niños se molestarán y lo expresarán.

Creo que es más importante decirle las cosas a los chicos como nostros las sentimos ya que la sinceridad y las cosas dichas con amor son las mejores herramientas para que nos puedan entender:

  • A mami le gusta hablar contigo en español.
  • Mami habla contigo español porque tú también sabes hablar la lengua de mami.
  • El español (o castellano) es nuestro idioma especial entre tú y yo.
  • El español es nuestro idioma secreto.

¿Por qué me contesta más en alemán?

Debes haber escuchado que existe una lengua dominante. Eso significa que hay una lengua que tu hijo usa más y por eso te contesta en esa lengua.

Si tu hijo te está contestando mucho en alemán (o en la lengua dominante) quiere decir que le está costando hacer el cambio de lengua. Para ello necesita que le des un poco de tiempo. No te alarmes, respira, tranquila.

Si ves estas situaciones como situaciones de alarma no vas a encontrar el camino y te van a salir frases como no me hables en alemán. Tu hijo necesita que le des una manito y le facilites un poquito más las cosas para que él pueda empezar a usar tu lengua.

Pautas para que use mejor tu lengua

En estos casos es importante calentar motores con tu hijo y empezar a ayudarlo a hacer el cambio de lengua. Te dejo a continuación una serie de pautas:

  1. Las cosas con calma. Tienes que tomarte el tiempo para hacer el cambio de idioma y que él te etienda. Míralo a los ojos cuando le hables. Si estás pensando en lo que vas a cocinar o a la tienda que tienes que ir a comprar o que se hace tarde para ir por el hermano, no vas a poder enfocarte en desarrollar el español en tu hijo. Esto también necesita su espacio y tiempo. Así que observalo mira si está cansado, molesto, alegre. Estos estados de ánimo pueden bloquear su voluntad para hablar español.
  2. Si ves que todavía está pensando en alemán, brindale frases con dos opciones para que te conteste como por ejemplo: ¿Quieres comer un pancito en casa o prefieres tomar una leche caliente?
  3. Dale tiempo, tu hijo está APRENDIENDO tu lengua. Dale los espacios para que hable y no lo interrumpas. Dejalo terminar sus frases. Tu ayuda viene después. Primero deja que él intente formular las frases. ¡¡Te vas a sorprender de lo que SÍ puede decir!!

Espero con estas líneas haberte ayudado a entender a tu hijo y espero haberte dado herramientas que te ayuden a que el bilingüismo en casa funcione muchísimo mejor.

Si quieres leer un poco más te invitó a que leas el artículo sobre cuatro consejos para que tu hijo hable tu lengua. Si te interesa que tu hijo tenga mayor contacto con el español (castellano) te invito a que participe en uno de los talleres en donde los niños de manera lúdica y divertida usan la lengua que aprenden en casa.